Airbus enloquece por compromiso de compra de 200 aviones Boeing

41



Airbus SE se comprometió a luchar para revertir un acuerdo de compra de aviones 737 Max por parte de su rival Boeing Co., avaluado en US$24.000 millones, que demostró ser el mayor éxito de venta del Salón Internacional de la Aeronáutica y el Espacio de París de este año.

En una conferencia de prensa desde el aeródromo de Le Bourget en las afueras de la capital francesa el jueves, el jefe de ventas de Airbus, Christian Scherer, dijo que el fabricante de aeronaves europeo nunca recibió una solicitud de propuestas —un documento que lanza formalmente la licitación de la mayoría de los contratos de aviones más importantes— por parte de IAG SA, propietaria de British Airways.

Las negociaciones secretas entre Boeing e IAG derivaron a la mayor sorpresa de la feria aeronáutica: una carta de intención del transportista para comprar 200 aviones Max, modelo que no ha vuelto a volar tras dos accidentes fatales. IAG actualmente es cliente de aviones de fuselaje estrecho de Airbus y ha dicho que planea usar las aeronaves para sus divisiones de bajo costo, como Vueling y Level.

“Adoptamos la postura que nos gustaría ofertar por este negocio”, dijo Scherer a los reporteros. “IAG es un muy buen cliente. Cada una de estas aerolíneas son operadores de A320. Nuestra intención es competir”.

El impactante anuncio llegó a la mitad de la exposición y ayudó a Boeing a despejar algo de la oscuridad que rodeaba al 737 Max al infundir cierta confianza en su futuro.

El acuerdo de Boeing se describió como una carta de intención, lo que significa que las negociaciones sobre los detalles deberán confirmarse en los próximos meses. El director ejecutivo de Airbus, Guillaume Faury, dijo que le gustaría encontrar la manera de competir con Boeing antes de que el acuerdo se convierta en un contrato final.

“Estaríamos muy felices de competir si se trata de una licitación para esta gran cantidad de aviones”, dijo. “Estamos bastante seguros de que tendremos la oportunidad de participar. Y garantizamos que al final prevalecerá la mejor solución para IAG, que es un cliente importante”.

En muchos sentidos, el fabricante de aviones estadounidense no pudo encontrar un mejor comprador que IAG para respaldar al Max, cuyo futuro se ha visto nublado a medida que los reguladores exigen soluciones para hacer que el avión sea más seguro. IAG ha demostrado ser un comprador inteligente de aeronaves y su director ejecutivo, Willie Walsh, es un expiloto de 737.





Fuente