Desdoblamiento y compensaciones para los alimentos

22



El ex ministro de Economía, Axel Kicillof, planteó semanas atrás desatar las tarifas de energía de los precios internacionales del sector. La propuesta se traslada también a la discusión por los alimentos, donde buscarán generar un desacople entre los precios internacionales y los internos, para evitar que cualquier movimiento del dólar impacte en la inflación.

De la mano del acuerdo social, Alberto Fernández buscará entre las primeras medidas un acuerdo que implica regular los precios de 11 productos de la canasta básica.

Una de las formas clásicas de desacoplar los precios globales de los locales son las retenciones. El instrumento, cuestionado por la Organización Mundial de Comercio y comprometido a la baja en el acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea, forma parte de las negociaciones actuales con el macrismo. Según trascendió, se busca volver a la fórmula de un porcentaje, que estaría centrado en los alimentos. Si bien la aplicación en soja tiene como fin recaudar, las retenciones al trigo pueden permitir un precio interno diferenciado para evitar subas en harina y todos sus derivados, como pan, fideos o galletitas, por ejemplo.

En ese marco, Fernández también hizo referencia a las recomendaciones de uno de los empresarios cercanos, Roberto Urquía, de Aceitera General Deheza, que en una entrevista con La Voz del Interior recordó el fideicomiso del aceite y las harinas como herramientas que daban resultado. El instrumento estaba conformado por el sector público y el privado. El primero otorgaba compensaciones a las empresas por vender a precios más bajos para el mercado interno. El empresario cordobés aseguró que lo planteará al próximo gobierno.  

Esta semana, en una reunión de la Federación Universitaria del Río de la Plata, Matías Kulfas, uno de los principales asesores económicos de Alberto Fernández, planteó la idea de coordinar expectativas y traslado a precios para que la inflación tenga un sendero descendente entre el 2% y “uno y pico”, según consignó La Política Online. Esa inflación mensual dejaría un resultado anual por debajo del 34% proyectado por Cambiemos en el Presupuesto 2020.   

Después de las PASO, el gobierno de Mauricio Macri definió la eliminación del IVA para 14 categorías de productos de la canasta básica. Si bien la propuesta figura en la plataforma del Frente de Todos, en ese momento se señaló que “no era la forma de hacerlo”. “La quita del IVA no va a bajar los precios”, había indicado uno de los asesores de Fernández, Felipe Solá, quien propuso también la Junta Nacional de Granos y de Carnes, aunque después se desdijo. La propuesta del Frente es que la eliminación del IVA esté vinculada a los reintegros por tarjeta para beneficiarios de planes sociales o jubilados y pensionados.

El caso boliviano. El jueves Alberto Fernández visitó al presidente de Bolivia, Evo Morales, y marcó su gestión como un ejemplo. El caso boliviano fue tema de estudio toda la semana para los economistas del Frente de Todos. Raúl Menoza Patiño, asesor de Política Económica del Banco Central, participó de un seminario en Buenos Aires y entusiasmó a los asistentes con las experiencias en la entidad. “Se crearon empresas estatales para competir con los monopolios y el Banco Central brindó financiamiento directo a las pequeñas y medianas empresas, sin intermediarios”, indicó César Crocitta, un empresario del sector del calzado que participó del encuentro.  Los monopolios y oligopolios, al menos en los títulos, forman parte de la agenda para evitar la fijación de precios por parte de los sectores con posición dominante en el mercado.





Fuente