Día Internacional del Piloto: las historias de tres argentinos que trabajan en el aire – 07/04/2019

394


Hoy 7 de abril es el día internacional del piloto aeronáutico. Instaurado desde el 2010, fue elegida esta fecha para hacerla coincidir con la primera asamblea de IFALPA (Federación Internacional de Pilotos de Líneas Aéreas) que fue realizada también un 7 de abril pero de 1948.

Mirá también

Dicha entidad se encarga de promover y mejorar el rol de los pilotos profesionales, una vocación que conlleva grandes contrastes. Por un lado, no es fácil convertirse en piloto de avión comercial. La formación en materia de aviación y transporte aéreo es escalonada. A medida que se accede a una licencia y se suman horas de vuelo reales, es que se accede al siguiente paso en la carrera. Además, los costos suelen ser elevados.

El Día Internacional del Piloto aeronáutico fue instaurado desde el 2010. La fecha coincide con la primera asamblea de IFALPA (Federación Internacional de Pilotos de Líneas Aéreas) (FOTO Getty Images)

El Día Internacional del Piloto aeronáutico fue instaurado desde el 2010. La fecha coincide con la primera asamblea de IFALPA (Federación Internacional de Pilotos de Líneas Aéreas) (FOTO Getty Images)

Pero una vez que los pilotos logran insertarse en el mundo laboral, disfrutan de una vida muy particular. Al “vivir en el aire”, la mayoría destaca la falta de rutina como una de las grandes ventajas del trabajo además de la fantástica vista que les provee a diario el cielo y por supuesto, lo más importante: hacer volar a una máquina tan impresionante como majestuosa, el avión.

El fabricante de aviones Airbus estimó que la demanda será de un total de 540.000 nuevos pilotos, cerca de 50.000 sólo para Latinoamérica, en las próximas dos décadas, por lo que seguirá siendo una carrera en ascenso.

Mirá también

En Clarín te contamos la historia de tres pilotos argentinos que vuelan por el mundo, en empresas y con vidas distintas pero con una misma pasión: los aviones.

La primera mujer latinoamericana con grado de capitán en American Airlines

Linda Pauwels es argentina y se convirtió en la primera mujer latinoamericana de American Airlines con grado de capitán. Nació en San Pedro en 1963 y a los seis años, tras la muerte de su padre, se mudó a Estados Unidos con su hermano y su madre, quien a los 88 años sigue trabajando en el Aeropuerto Internacional de Miami.

Linda es argentina y se convirtió en la primera mujer latinoamericana de American Airlines con grado de capitán. (American Airlines)

Linda es argentina y se convirtió en la primera mujer latinoamericana de American Airlines con grado de capitán. (American Airlines)

Linda contó que de adolescente quería dedicarse a la medicina, pero a los 16 años se fue a Miami con la idea de quedarse un verano y allí consiguió un trabajo en el Aeropuerto de Miami. Al mantener vínculo con la tripulación de cabina, su interés por la aviación creció y esa fue la puerta de entrada para no regresar a Argentina y hacer desarrollar su trabajo como piloto.

Pero claro, a Linda se le complicaba porque la carrera es costosa, no tenía contactos y es mujer. Si bien nunca se sintió discriminada por su género, relató que tuvo que insistir mucho para conseguir su primer trabajo, dado que sólo tomaban hombres. Pero tanto insistió que le dieron la chance a entrevistarla y finalmente ingresó a una aerolínea canadiense.

La falta de dinero la llevó a tener tres trabajos juntos y hacerse de muchos amigos instructores que la ayudaban para contar con la cantidad de horas de vuelo necesarias ​que requería la carrera.

A los 25, Linda se convirtió en la mujer más joven en capitanear un avión comercial. Luego, en 1988 logró ingresar en el equipo de pilotos de American Airlines, donde aún continúa recorriendo su camino y donde estuvo al mando de diversos modelos.

Linda actualmente vive en Miami y está al mando del vuelo entre Los Ángeles y Buenos Aires. (American Airlines)

Linda actualmente vive en Miami y está al mando del vuelo entre Los Ángeles y Buenos Aires. (American Airlines)

Gracias a sus esfuerzos, en el 2000 se convirtió en la primera capitana de origen hispano en American Airlines. Además, hoy se desempeña también como check airman (supervisora o instructora de vuelo) del Boeing 787.

En el último tiempo, estuvo al mando del vuelo inaugural de la aerolínea entre Los Ángeles y Buenos Aires, algo que la conecta un poco más a su país de origen, ya que actualmente vive en Miami.

El “piloto chef” de Aerolíneas que modificó el menú de los aviones

Fernando posa delante de una de sus pasiones: los aviones de Aerolíneas, pero no es la única vocación en la vida de este piloto. (Aerolíneas Argentinas)

Fernando posa delante de una de sus pasiones: los aviones de Aerolíneas, pero no es la única vocación en la vida de este piloto. (Aerolíneas Argentinas)

Emanuel Zarlenga es piloto de Aerolíneas Argentinas y, antes de ingresar a la compañía, desarrolló una carrera como chef. Un día, sus dos pasiones se unieron y así nació un proyecto para mejorar el servicio y la experiencia a bordo de los pasajeros de la compañía.

“Hoy cocino bien cuando vuelo y vuelo bien cuando cocino”, aseguró en broma Zarlenga.

Emanuel comenzó a volar desde muy chico acompañado por su padre piloto. A los 16 años ya había obtenido su licencia y poco tiempo después fundó una pequeña empresa aérea. Pero no se quedó con eso solo y  siguió estudiando para tener un “plan de contingencia”. Se recibió de chef y, con el tiempo, lo que parecía un “plan B” se transformó en su especialidad. Su ruta era clara: terminar de formarse en Francia y conseguir experiencia en la alta cocina internacional.

Fernando también es chef y se encargó de reformular el menú de los vuelos de Aerolíneas. (Aerolíneas Argentinas)

Fernando también es chef y se encargó de reformular el menú de los vuelos de Aerolíneas. (Aerolíneas Argentinas)

Así trabajó con reconocidos chefs con varias estrellas Michelin y pasó por las cocinas más exclusivas de distintos restaurantes del mundo. De hecho, llegó a tener a 300 cocineros a cargo. De vuelta en la Argentina, se sumó a la cocina del hotel Four Seasons en Buenos Aires y a la del Llao Llao Hotel Resort de Bariloche.

Pero ya con varias metas cumplidas en la gastronomía y ante un nuevo llamado de pilotos en Aerolíneas Argentinas, decidió volver a su primer amor: la aviación. Allí ingresó directamente.

En esos viajes, los más largos y donde se sirven más comidas, comenzó a observar las limitaciones que hay arriba del avión para preparar o servir un plato. “Empecé a pensar en cómo sacarle la ‘sensación de avión’ a la comida del avión”, afirmó Emanuel.

Así surgió el proyecto “Blue Door Emanuel“: el chef piloto junto al área de Experiencia de Viaje desarrollaron una nueva propuesta gastronómica para los pasajeros.

Después de estudiar lo que se servía hasta el momento, diseñó comidas prácticas, pero ricas y saludables. (Aerolíneas Argentinas)

Después de estudiar lo que se servía hasta el momento, diseñó comidas prácticas, pero ricas y saludables. (Aerolíneas Argentinas)

Emanuel diseñó comidas prácticas, pero ricas y saludables. “En clase turista, por ejemplo, en lugar de una bandeja con muchos ítems queremos dar una bolsita de papel con un buen producto de pastelería y un café para llevar. Esto le daría la opción al pasajero de dormir un rato más y consumirlo al bajar del avión, si así lo quisiera”, explicó.

Mirá también

La propuesta incluye procesos de cocción en dos tiempos, para terminar de cocinar vegetales y carnes a bordo, lo que permite conservar el sabor y consistencia, reduciendo el impacto del ambiente seco y la altitud.

Al final del vuelo, el comandante Zarlenga no solo verifica que sus pasajeros hayan tenido un vuelo confortable sino también un menú placentero.

La primera piloto embarazada en actividad de LATAM

La experiencia de vuelo de Andrea Gonçalves, copiloto de la flota Boeing 767 de LATAM Argentina, comenzó en California, Estados Unidos, a los 25 años. 

“Realicé mis estudios para obtener la licencia de Piloto Privado, Instrumentos, Comercial e Instructora de Vuelo en un aeropuerto que se llama Reid-Hillview (KRHV), donde volé diferentes tipos de aeronaves, desde Cessna 152 hasta King Air 200”, cuenta Andrea y agrega: “Me encantaba dar instrucción en bimotores y realizar vuelos a Lake Tahoe, una zona con centros de esquí donde la gente hace viajes de fin de semana”.

Andrea Gonçalves, copiloto de Latam Argentina

Andrea Gonçalves, copiloto de Latam Argentina

Pero para obtener la licencia de Transporte de Linea Aérea necesitaba más experiencia y más horas de vuelo. “Por eso me sumé a un equipo de trabajo que realizaba vuelos de “traffic watch” para la cadena de noticias CBS News; sobrevolaba la zona y diferentes autopistas con un periodista que reportaba el tránsito cada 8 minutos en vivo”, recuerda Andrea.

Con la licencia, empezó a trabajar en American Eagle, empresa regional de American Airlines. Estaba basada en el aeropuerto de La Guardia (Nueva York) y volaba desde ahí o desde JFK a destinos en Canadá, Dallas, Carolina del Norte, Atlanta, Florida, Chicago, Las Vegas, Los Ángeles y San Francisco.

“Tuve la suerte de ganar mucha experiencia operando en estos lugares con mucha diversidad en cuanto a meteorología, procedimientos de tiempo frío y aeropuertos de alta complejidad”, cuenta.

En uno de los viajes a la Argentina para visitar a sus padres, Andrea recuerda un vuelo a Bariloche con LAN Argentina (hoy LATAM) en el que “quedé sorprendida con la forma de operar y me propuse volver a Argentina para trabajar en la compañía”.

En 2010 logró la ansiada meta y junto con otra colega resultaron las primeras mujeres piloto de la compañia. Andrea se desempeñó como Primer Oficial de la flota Airbus 320 hasta el 2017, y en abril del 2018 pasó al Boeing 767.

Pero además, Andrea se recibió de psicóloga y espera también, algún día, poder hacer su aporte a la aviación desde ese lugar. 

En medio de toda su historia profesional, Andrea tuvo dos hijos que ahora tienen 6 y 3 años.

Fui la primera piloto embarazada estando en actividad, y con muchas expectativas porque era la primera vez que la empresa acompañaba una situación así. Superó mis expectativas”, dice y agrega que su marido también es piloto con lo que los vuelos son un desafío constante para la organización familiar

“Me fascina lo que hago, amo lo que hago, y me siento privilegiada de poder hacer lo que me apasiona“, finaliza Andrea.





Fuente