El FMI da a la Argentina más espacio de maniobra para defender al peso

50



El Fondo Monetario Internacional otorgó a Argentina la aprobación para impulsar las intervenciones en el mercado de divisas, a fin de contener una posible liquidación en el peso antes de la elección presidencial de octubre que los encuestadores consideran demasiado cerrada para decidir.

Argentina puede vender hasta US$3.600 millones en futuros de dólares para fines de septiembre, por encima de los US$1.000 millones permitidos anteriormente bajo la línea de crédito por US$56.000 millones del FMI para el país. El comercio de futuros fue una herramienta clave del banco central para manejar el peso en las últimas semanas.

Los líderes argentinos están buscando tanto margen de maniobra como sea posible en el período previo a las elecciones primarias del 11 de agosto y las del 27 de octubre, con el fin de evitar una fuerte caída de la moneda como la del año pasado, cuando el peso perdió 50% frente al dólar. Los argentinos históricamente cambian pesos por dólares antes de las elecciones para protegerse de la volatilidad.

El personal del Fondo realizó varias revisiones negativas a su perspectiva para Argentina en su cuarta revisión de la línea de crédito publicada el lunes. Los funcionarios del FMI redujeron su pronóstico de crecimiento en 2020 para Argentina a la mitad, a 1,1%, a la vez que también redujeron su pronóstico de 2019 a una contracción de 1,3%. Los líderes del gobierno argentino proyectan un crecimiento de 3,5% en 2020.

El FMI considera que la inflación en Argentina terminará 2019 en 40,2%. Ahora espera que la inflación en 2020 sea de 32,1%, un aumento significativo respecto de la estimación anterior de 21,2%. La previsión de ingresos fiscales de Argentina también se revisó a la baja debido en parte a un gasto débil de los consumidores argentinos.

Los funcionarios del FMI dijeron que el programa sigue teniendo “importantes riesgos a la baja”, incluida la incertidumbre política.

El presidente Mauricio Macri, la opción preferida de los inversores, enfrentará al candidato de la oposición, Alberto Fernández, quien no es claro respecto a sus planes para renegociar el acuerdo con el FMI si gana. A los inversores les preocupa que Fernández despliegue políticas populistas. Las encuestas muestran a Macri y Fernández en una carrera cerrada, con un alto nivel de votantes indecisos.





Fuente