Elecciones en España: quiénes son y qué piensan los candidatos que este lunes se enfrentan en un esperado debate electoral

59



Por Tomás Marcó del Pont. Desde Barcelona.

La campaña presidencial en España arranca este lunes su semana final con el primero de los dos debates en televisión que pueden ser determinantes de cara a la votación del próximo domingo.

En la discusión participarán cuatro de los cinco principales candidatos: Pablo Casado (Partido Popular, centro-derecha), Albert Rivera (Ciudadanos, centro-derecha), Pablo Iglesias (Unidos Podemos, izquierda) y Pedro Sánchez (PSOE, centro-izquierda) quien es el actual presidente de España. Santiago Abascal, candidato del partido ultraderecha Vox, no podrá formar parte del panel luego de que la Junta Electoral confirmó que no cumple los requisitos que le fueron impuestos a Ciudadanos y Podemos hace cuatro años.

Con Semana Santa en el medio, los candidatos tuvieron menos días para promocionar sus promesas de campaña y piensan mostrar todas sus cartas cuando se vean las caras en durante 100 minutos de este lunes en los estudios de la Radiotelevisión Española (RTVE) ubicados en Madrid.

Pedro Sánchez se presenta como el principal favorito a imponerse el 28-A y busca conseguir la primera victoria del PSOE en las urnas en 11 años, pero los debates pueden jugarle una mala pasada, sabiendo que el resto de los aspirantes a la presidencia buscarán incomodarlo para que no sume los votos que necesita para gobernar en España.

¿Cómo se organizará el debate?

El debate comenzará a las 22 horas local (23:00 GMT), durará 100 minutos y se organizará en cuatro bloques: política económica, fiscal y empleo; política social, Estado del bienestar, pensiones e igualdad; política territorial y regeneración democrática y pactos post electorales.

Además, cada candidato tendrá una intervención inicial que será de un minuto y al final del programa tendrán “el minuto de oro”, como lo llamaron desde la televisión española, en el que argumentarán por qué le piden el voto a los españoles. El minuto inicial lo abrirá Rivera y Pedro Sánchez será quien le dará fin al debate.

Pedro Sánchez

El líder del PSOE y actual jefe de gobierno español Pedro Sánchez durante un encuentro con militantes (REUTERS/Jon Nazca)
El líder del PSOE y actual jefe de gobierno español Pedro Sánchez durante un encuentro con militantes (REUTERS/Jon Nazca)

El actual presidente del Gobierno de España es el principal candidato a ganar las elecciones del próximo domingo, aunque necesitará el apoyo de los nacionalistas para tener la mayoría suficiente para gobernar. Según las últimas encuestas, al Partido Socialista Obrero Español (PSOE) no le alcanzaría con el apoyo de partidos de izquierda como Podemos y espera a que parte del casi 40% de indecisos opte por mantenerlo en el cargo.

Según los analistas, es un candidato bien valorado y con capacidad para llevar adelante una campaña con propuestas claras. En lo económico plantea subir los impuestos a las rentas más altas y a los grandes patrimonios, recuperar la renta de emancipación para que los jóvenes puedan acceder a un alquiler y establecer un ingreso mínimo vital para erradicar la pobreza infantil.

Sanchez ha expresado en Twitter que quiere una “España feminista” comprometida con la igualdad y asegura que el PSOE ha hecho mucho más por la justicia social en nueve meses que el PP en ocho años. Lo único que no queda claro es su postura frente a Cataluña, lo que le puede jugar en contra ya que defiende el diálogo pero no toleraría aspiraciones independentistas.

Después de sufrir en carne propia el peor resultado de los socialistas en democracia en las elecciones de 2016, el secretario general del PSOE alcanzó el año pasado la cúspide de su carrera política cuando llegó a La Moncloa después de ganar una moción de censura en el Congreso que puso fin al gobierno conservador de Mariano Rajoy.

El madrileño se interesó en la política desde muy joven y a los 21 años se afilió al PSOE, para transitar un camino con muchos obstáculos hasta llegar a ser el presidente de España. Doctor en Economía, profesor universitario y ex jugador de baloncesto, Sánchez trabajó en el Parlamento Europeo como asesor de la eurodiputada socialista Bárbara Duhrkop y como jefe de gabinete del alto representante de la ONU en Bosnia, el ex ministro de Exteriores Carlos Westendorp.

Tras esa experiencia europea, asumió como concejal de Madrid en el 2004, cargo que mantuvo hasta 2009, cuando se convirtió en diputado al reemplazar al ex ministro de Economía, Pedro Solbes, quien dejó su banca en el Congreso en medio de la crisis que sufría el país.

Con los años, pasó de ser un diputado con poco peso en el partido a ser la apuesta para salvarlo. En julio de 2014, fue elegido secretario general del PSOE tras derrotar a Eduardo Madina y a José Antonio Pérez Tapias, y al año siguiente, fue proclamado candidato a presidente del Gobierno ya sin rivales.

Fue derrotado en dos elecciones generales y parecía que su carrera política había llegado a su fin. Pero Sánchez regresó para volver a presentarse a las primarias de su partido y tras recorrer en auto el país y enarbolando la bandera de la izquierda, convenció a los socialistas y fue elegido nuevamente como Secretario general del PSOE con el 50% de los votos. Y renació.

En 2018, el PSOE, con el apoyo de los independentistas catalanes, presentó una moción de censura que justificaban la vinculación del partido que lideraba Rajoy con varios casos de corrupción, Sánchez logró el apoyo del Congreso y desalojó a quien fuera presidente por más de seis años del poder ejecutivo.

Con tan solo 84 diputados de su partido en el Congreso y la dificultad para gobernar, el 15 de febrero de este año, Sánchez convocó elecciones generales de manera anticipada tras no contar con los votos en el Congreso para aprobar el presupuesto del 2019.

Luego del anuncio, Sánchez intentó evitar los debates presidenciales y había aceptado ser parte del que se realizará en la televisión pública, aunque finalmente participará de ambos debates a cinco días de las elecciones.

Es el candidato que más tiene que perder y seguramente sea flanco de ataque de los candidatos de la derecha, que en los últimos días emitieron duras acusaciones contra Sánchez por su reticencia a discutir en el prime time español. Es el candidato que más arriesga pero sus últimos meses en la Moncloa lo prepararon para este momento.

Pablo Casado

Pablo Casado, líder del PP (REUTERS/Juan Medina)
Pablo Casado, líder del PP (REUTERS/Juan Medina)

El candidato del Partido Popular (PP) busca recuperar el terreno perdido luego de la destitución de Mariano Rajoy, justamente a quien reemplazó como presidente del PP en julio de 2018, convirtiéndose en el más joven de la historia del partido.

Para los analistas, el PP cuenta con gran potencial por todo el territorio español pero creen que Casado tiene un discurso poco prolijo y muchas veces eclipsado por Vox.

Nació en Palencia hace 38 años en el seno de una familia acomodada, religiosa y conservadora y está casado con Isabel Torres Orts, una de las descendientes de los propietarios de un importante grupo hotelero, con quien se casó en 2009 y tienen dos hijos, uno de los cuales nació con 25 semanas de gestación y estuvo internado cuatro meses. El temor a que su hijo muriera le hizo pasar muchas noches en vela al lado de su esposa lo que lo hizo perder más de 10 kilos.

Licenciado en Derecho en la Universidad Complutense y en Administración y Dirección de Empresas por la Universidad Rey Juan Carlos, también realizó estudios en las universidades de Harvard y Georgetown.

Se afilió al Partido Popular en 2003 y un año después comenzó su carrera política. Desde Febrero del 2004 hasta mayo del 2007 fue asesor parlamentario de Alfredo Prada Presa, y vicepresidente y Consejero de Justicia e Interior del Gobierno de la Comunidad de Madrid .

En 2011 fue elegido diputado nacional por Ávila, cargo que mantiene en la actualidad. Durante sus primeros cuatro años, fue portavoz adjunto de la Comisión de Asuntos Exteriores y Portavoz de la Comisión Mixta para la Unión Europea del Grupo Parlamentario Popular en la Legislatura hasta 2015, cuando fue nombrado vicesecretario general de comunicación por el presidente nacional, Mariano Rajoy.

En 2018, mientras veía que la irrupción de Vox comenzaba a sacarle muchos votantes, anunció su precandidatura a presidir el Partido Popular para recuperar esos votos perdidos, dejando en claro su posición de derecha. Tras el XIX Congreso del PP, fue elegido como presidente del partido.

Fiel defensor por la unidad de España y la monarquía, en reiteradas ocasiones manifestó su lucha contra la independencia de Cataluña, así también como la que se vive en el País Vasco y Navarra, en menor medida. Tal es su compromiso con este situación que cuando un tribunal alemán rechazó extraditar al ex presidente catalán Carles Puigdemont por el cargo de rebelión, Casado planteó la posibilidad de suprimir la libre circulación de personas en la Unión Europea.

Muy conservador y religioso, se declara defensor de la familia y en contra de la despenalización del aborto. Su ideología lo enfrentó con grupos feministas que tachó de “ideología de género”, y que describió como “una forma de colectivismo social que el centro derecha debe combatir”.

En los aspectos económicos, promete deducciones fiscales, políticas de reincorporación laboral, disminución el impuesto sobre la renta de personas físicas (IRPF), protección económica a la maternidad, establecimiento de un “mix” energético estable a 40 años y eliminación de los impuestos de generación eléctrica.

Albert Rivera

Albert Rivera (Anabella Reggiani)
Albert Rivera (Anabella Reggiani)

El catalán irrumpió en la política con tan solo 26 años cuando se convirtió en el primer presidente de Ciudadanos, partido fundado en 2006. Su presentación a la sociedad no pasó desapercibida pero no por sus ideales sino por aparecer desnudo en los carteles electorales cuando fue candidato a las elecciones autonómicas de Cataluña.

Fue diputado del Parlamento de Cataluña de 2006 a 2015 y, actualmente, diputado en las Cortes Generales durante las XI y XII legislaturas y presidente de Ciudadanos. Estudió Derecho en ESADE y realizó un master en la misma universidad, aunque su currículum generó una gran polémica ya que ahí escribió que terminó ambos estudios en 2002.

Ciudadanos ha modificado hasta en dos ocasiones el currículum del político para aclarar sus estudios lo que derivó en críticas de la oposición y los medios de comunicación, aunque la realidad es que no se conoce que haya mentido.

Luego de su victoria en las elecciones de Cataluña en 2017, Rivera busca repetir los resultados a nivel nacional y aspira a liderar un Ejecutivo contra Pedro Sánchez y formado por Ciudadanos y ‘populares’.

Con su lucha anti independentista como bandera, intenta atraer los votos de aquellos que forman parte del casi 40% indefinido pero que muchos tienen una postura formada en cuanto a los separatistas.

Rivera busca revertir lo sucedido en las últimas dos elecciones, cuando terminó en el tercer lugar y pactó investiduras tanto con el PSOE como con el PP. Ahora afirmó que no pactará con ningún partido aunque intentará gobernar junto a Casado mirando de reojo a la ultraderecha de Vox.

Será el encargado de abrir el debate de este lunes y tendrá que tener una estrategia moderada, al igual que Casado, ya que la crítica exacerbada hacia la izquierda puede ser útil para la ultraderecha de Vox, que sin ser partícipe del debate, puede obtener resultados positivos.

Es buen orador y se destaca en los debates. Entre los temas de su campaña están la unidad de España, la ampliación de licencias de maternidad y paternidad, un plan de Emergencia Social para luchar contra la pobreza infantil, enseñanza gratuita entre los 0 y 3 años y eximir del pago de la cuota de autónomos a aquellos emprendedores cuyos ingresos no lleguen al salario mínimo.

Pablo Iglesias

El líder de Podemos, Pablo Iglesias (REUTERS/archivo)
El líder de Podemos, Pablo Iglesias (REUTERS/archivo)

El actual secretario general de Podemos vuelve a presentarse a unas elecciones generales por tercera vez pero con una ilusión menor a las anteriores. Actualmente, el partido de izquierda fundado en 2014 por el mismo Iglesias, se encuentra en una gran crisis interna, tras el anuncio del candidato de Podemos a la Comunidad de Madrid, Íñigo Errejón, no concurrirá a las elecciones municipales de mayo con las siglas de su formación, sino con Más Madrid, la plataforma creada por la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena.

Profesor universitario y conductor de televisión, Iglesias intentará aprovechar su experiencia frente a la pantalla chica para atraer a parte de los indecisos que no se deciden por acompañar al PSOE, aunque tampoco esconde que quiere gobernar junto a Pedro Sánchez.

Su estrategia de cara a estos comicios se basa en convencer a los votantes de izquierda de que solo un Podemos fuerte es capaz de frenar a los tres partidos de derecha (PP, Ciudadanos y Vox) e intentar que el PSOE pacte con ellos y no con Ciudadanos.

De todos los candidatos, Pablo Iglesias es el que mejor maneja las redes sociales. Según los analistas, su discurso es espontáneo y coincide con los intereses de la gente. Es por ello que sus resultados suelen superar las expectativas de las encuestas. Se suele centrar en temas sociales, la lucha contra la corrupción, los bancos y los fondos buitres.

Sin embargo, muchos consideran su discurso un tanto hipócrita luego de que se descubra que junto a su mujer, Irene Montero, han comprado un chalet de 260 metros cuadrados por más de 600.000 euros en Galapagar, un municipio de la sierra madrileña. La compra de esta casona provocó un terremoto por el que no sólo se resquebrajó el partido, también menguó drásticamente la credibilidad de sus dos cabezas visibles.

En los últimos meses Iglesias ha tenido una baja visibilidad en medios ya que tomó licencia de paternidad de tres meses en enero y regresó como Secretario General del partido a finales de marzo. La ‘número dos’ del partido, Irene Montero, defendió que la ausencia del candidato a La Moncloa fue un “poderoso mensaje” para defender la igualdad entre hombres y mujeres de cara a las elecciones.

En su discurso, Iglesias afirma que en un futuro próximo será una mujer quien lo sustituya al frente de Podemos y posiblemente lleve la bandera del movimiento feminista del 8M durante estas elecciones.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Confrontación y pocas ideas en el “debate a seis” entre los candidatos al Congreso de España

España: ¿Por qué viviremos peor que nuestros padres?

El asalto de los bárbaros



Fuente