“¿Quién quiere ser millonario?”, la película que mejor retrata la esencia del programa conducido por Santiago Del Moro

48


“No puedes conectar los puntos mirando hacia adelante; solo puedes hacerlo mirando hacia atrás. Así que tienes que confiar en que los puntos se conectarán de alguna forma en el futuro. Tienes que confiar en algo: tu instinto, el destino, la vida, el karma, lo que sea”, dijo Steve Jobs en su emblemático discurso en Stanford. De eso se trata ¿Quién quiere ser millonario? el concurso que tuvo su versión en más de cien paises y que hoy se emite por Telefe.

El discurso de Steve Jobs en Stanford (Youtube)

Diego, el mecánico que ganó medio millón de pesos (Telefe)

Slumdog Millonaire, asi es su nombre original, es el film que mejor relata la esencia del ciclo de preguntas y respuestas que nació en el Reino Unido en 1998.

Jamal está a punto de ganar 20 millones de rupias, ¿cómo lo hizo?:

El joven de la India es honesto, los astros nunca estuvieron de su lado y no tuvo posibilidad de estudiar. La respuesta correcta es la D. Está escrito  y así como sugirió Steve Jobs, él conectó los puntos. En los 120 minutos que dura el filme, el espectador descubrirá la vida de Malik a través de las preguntas que el anfitrión del ciclo televisivo le hace.

Nacido en Bombay, el protagonista quedó huérfano cuando era niño y solo tiene un hermano mayor y una amiga de la cual está perdidamente enamorado, Latika.

Quién quiere ser millonario

Como muchos en la versión argentina del ciclo, donde los participantes tienen historias, a pesar de necesita el dinero no fue el vil metal lo que impulsó al protagonista a concursar, sino sus ansias de mostrarse, en ese caso, para que su amor de toda la vida, lo viera.

¿Quién inventó el revolver? ¿Quién está en el billete de cien dólares? o ¿Cuál es el nombre del tercer mosquetero? fueron algunas de las consignas que debió enfrentar él para hacerse con el premio final. Para su desgracia, para su suerte o mejor dicho para su revancha, el joven que trabaja de mozo en un call center y por eso el conductor lo presenta como “el chico del té”, no sabía las respuestas por haberlas leído o escuchado en el colegio, sino porque cada una de ellas tenía un anclaje en un momento doloroso de su vida.

Así es como el espectador descubre cómo fue que de muy pequeño perdió a sus papás, fue secuestrado por una red que lo obligaba a mendigar y se distanció de su hermano cuando éste se empezó a rodear de delincuentes, entre otras vicisitudes, en un país donde medio millón de niños se pierden o quedan huérfanos cada año.

Las preguntas no son difíciles de responder… solo hay que saberlas. Un detalle. Al igual que el protagonista, cuando uno ve el programa de Telefe, puede conocer varias de las respuestas tal vez no tanto por libros, sino por experiencias personales o cosas que escuchó.

Así como el programa fue un éxito en el mundo y en la Argentina se hizo en el 2001 de la mano de Julián Weich y este año con Del Moro convirtiéndose en uno de los más vistos del prime time, la película fue un suceso mundial, que se auto alimentó con el ciclo de televisión,  y consiguió ocho premios Oscar, entre ellos Mejor Película, Guión, Director y Banda Sonora, entre otros.



Fuente